Rob Zombie: "Hoy es imposible shockear"

Antes de cumplir diez años, Robert Cummings y su hermano Michael pasaban sus días jugando en el paseo del terror de un parque de diversiones itinerante en el que trabajaba su madre. Cada día, cientos de personas pagaban para llevarse un buen susto de ese lugar en el que ellos dos, simplemente, hacían cosas de chicos. Tiempo después el rock pesado y el cine clase B entraron a la vida de ambos y la fórmula se completó. Michael creció para formar una banda de metal industrial: Powerman 5000. Y Robert, el más grande, ahora se llama Rob Zombie.
Rob también tuvo su grupo (White Zombie, claro, el del hit "More Human Than Human") pero lo disolvió en 1998 y siguió por las suyas, no sólo haciendo música sino también dirigiendo películas. Hoy su discografía y su filmografía están empatadas en cinco ejemplares. Su último LP lleva el pintoresco nombre de Venomous Rat Regeneration Vendor y salió este año. Su filme más reciente se llama Lords of Salem (una reformulación de la vieja historia de brujas) y también vio la luz en 2013. Prolífico y terrorífico, llega a la Argentina por primera vez para tocar en el Mandarine Park el domingo 22. Pero antes habla de miedo, metal y morbo.
Cuando estabas grabando Venomous dijiste que pintaba para ser tu mejor disco. ¿Cómo lo ves ahora que ya salió y ya lo estás tocando en vivo?
Todavía me encanta. Me siento muy bien con respecto a él, después de tocarlo en la gira. Hacemos cuatro o cinco temas y la gente las pide, y está vendiendo bien, especialmente afuera de Estados Unidos. La respuesta de la gente es genial. Y en realidad nunca podés decir cuál es tu mejor disco porque cada fan tiene su propia opinión, pero yo me siento muy bien con él.
¿Es "Teenage Nosferatu Pussy" el mejor título de canción de la historia?
Ja, puede ser. Se me ocurrió antes de hacer la canción, de hecho.
Sería una gran película de bajo presupuesto.
Totalmente. Sería una excelente porno clase B.
¿En qué momento de tu vida descubriste a Alice Cooper y qué sentiste cuando pudiste, no sólo conocerlo, sino también ser su amigo, grabar y salir de gira con él?
Lo descubrí allá por 1972, cuando tenía siete años. Y es loco: hablé con él por teléfono hace dos noches. Para mí es rarísimo que este tipo que era una superestrella cuando yo era chico, ahora es mi amigo y graba conmigo, y pasamos tiempos juntos. Además es un tipo buenísimo, sigo siendo fan de su música. Es un honor que haya pasado eso.
Siendo alguien que toca metal y hace películas de terror se te debe acercar infinidad de freaks. ¿Alguna experiencia extraña con fans?
Hay de todo, pero ya ni lo noto. Ya no me llama tanto la atención la gente rara, física o mentalmente. Algo de eso pasó porque cuando era chico me sentía un paria. Y además estar en una banda se siente como estar en un circo, y amo esa sensación. Así que ni lo noto. Obviamente hay fans alocados, pero ya ni los veo, me parecen normales. Debe ser que los locos me parecen normales.
Alguna vez dijiste que el metal estaba recuperando terreno tras años oscuros. ¿Cómo lo ves hoy?
Depende del lugar. En Estados Unidos no está pasando un buen momento, la está luchando. No hay radios... está bastante mal. Pero en el resto del mundo está mucho mejor.
Tenemos una escena metalera muy fuerte en Sudamérica...
Sí, siempre escuché eso. De hecho en Estados Unidos debemos tener una de las escenas metaleras más chicas del mundo, porque cuando vas a otros países tocás en festivales y, y el más chico es mucho más grande que cualquiera en Estados Unidos. En Estados Unidos hacés un festival de metal y van 15 mil personas, pero en otros lados tenés 70 mil.
Le das una temática de terror tanto a tu música como a tus películas. ¿Nunca te tentó reaccionar a lo que se espera de vos y hacer algo completamente distinto?
Me gusta hacer de todo. Sería feliz haciendo películas diferentes, y probablemente lo haga pronto. No me quiero pasar la vida haciendo películas de terror. Me gustan las comedias, los westerns, los dramas. De hecho mis películas favoritas suelen ser dramas. Así que definitivamente me veo haciendo algo así pronto.
¿Qué balance hacés de Lords of Salem, tu última película?
Le está yendo bárbaro. Salió en DVD esta semana y es la película más exitosa que hice. Ojalá vendiera discos como vendo DVDs.
Y la hiciste con el presupuesto más bajo de tu carrera.
Sí, tuve alrededor de dos millones de dólares para hacer esta película, lo cual es muy difícil. Lo más bajo que había tenido eran siete millones, para The Devil's Rejects. Fue muy difícil, pero salió hermosa.
¿Sentís la necesidad de volver al amateurismo cada tanto, como director y como músico?
Me gusta ver las diferencias. Obviamente me gustaría tener más plata para hacer películas, casi siempre salen mejor con más presupuesto. Pero me gusta la lucha de tener presupuestos bajos porque tenés que pensar todo mucho más, tenés que resolver cosas. Hay películas de 200 millones de dólares que son horribles, porque intentan solucionar todo con dinero. La verdad es que todo me hace feliz. Me gusta tocar, me gusta hacer películas, a veces en una gran escala, a veces en una más chica, pero hacerlo ya me alegra.
¿Es más difícil shockear a la gente ahora que en los 70?
Es casi imposible shockear a la gente ahora. Pero trato de no pensar en eso. Yo hago cosas que encuentro entretenidas, y espero a que entretengan también a otras personas. No ando por la vida tratando de pensar lo más shockeante del mundo.
¿Cómo va a ser el show en Argentina?
Va a ser diferente, no vamos a poder poner montar un show gigante como el que tenemos en Estados Unidos porque no da el presupuesto. Esto va a ser más despojado, pero va a ser increíble. La banda está sonando muy bien y vamos a tocar canciones de todos los discos. Va a estar genial.
Por Diego Mancusi


No hay comentarios:

Publicar un comentario

hola dejanos tus comentarios tu opinion nos interesa para mejora esta pagina

Tódo para el blog

+ LEIDO